INICIO

 

Especialistas de al menos seis países Dictarán el primer curso internacional de hidroponia práctica los próximos 6, 7 y 8 de mayo con el objetivo de alentar esta técnica entre agricultores, profesionistas, estudiantes y amas de casa.

Gloria Samperio, presidenta de la Asociación Mexicana Mexicana, informó que entre los ponentes se contará con representantes de la NASA y el ministro canadiense de agricultura.

La convocatoria, dijo, no sólo tratará de alentar la participación de los agricultores tradicionales, sino de todos los interesados en cultivar frutos y verduras sobre materia inerte.

La hidroponia se define como el cultivo de las plantas en soluciones acuosas, ayudándose de arena, grava, hielo seco u otros materiales que sirvan de soporte.

A nivel nacional, estimó Samperio, existen pocas personas dedicadas a la hidroponia, pues la difusión de esta técnica no ha sido suficiente para permear a amplios sectores de la población.

"Es por eso que con el evento buscaremos enseñar esta técnica a más gente, para que en algún espacio de su casa intenten construir un invernadero hidropónico", dijo.

En distintas regiones del país, agregó, las tierras laborables son limitadas y la agricultura tradicional no es suficiente para garantizar el abasto de elementos.

Por ejemplo, según estudios de la Asociación Hidropónica, durante el primer semestre de 1996, México importó frutas y verduras por un valor de 87.6 millones de dólares.

En el mismo periodo, se requirieron 794.2 millones de dólares para la compra en el exterior de frijol y maíz, con lo cual se demuestra la dependencia en materia de alimentos.

Por el contrario, comentó, con la hidroponia se podría asegurar la autosuficiencia alimentaria, ya que los cultivos hidropónicos superan con creces a los tradicionales.

"El jitomate es uno de los cultivos que más producción presenta en la hidroponia, pues en una hectárea con buena suerte se pueden cosechar de 200 a 700 toneladas, a diferencia de la agricultura tradicional, que en una hectárea obtiene alrededor de treinta toneladas de jitomate", explicó Samperio.

El curso y las conferencias a impartirse en mayo, aseveró, tratarán de difundir estos argumentos para que los asistentes se conviertan en micro, medianos o grandes productores hidropónicos.

El cultivo sobre piedras, como comúnmente se le conoce, también mejora la economía y la salud de los productores, pues a bajo costo se obtienen frutos sanos y libres de fertilizantes químicos.

"Incluso se pueden sembrar verduras o frutas que no sean de la temporada, con lo que se tienen ventajas comerciales con los otros productores", expresó.