INICIO

El Financiero lunes 17 de mayo de 1999
México puede solucionar el déficit de producción de alimentos mediante el sistema de hidroponia.

Por Marvella Colín
No se requiere de suelo ni depende de fenómenos meteorológicos; ofrece altos rendimientos.

En México existen seis millones de hectáreas de riego y 15 0 16 millones de hectáreas de temporal, por lo tanto la frontera productiva está muy limitada y los sistemas tradicionales de producción no alcanzan a cosechar lo que nuestro país necesita de alimentos.

Ante ello están surgiendo sistemas alternativos que pueden ayudar a cubrir el déficit en la producción de alimentos del país, como lo es la hidroponia, una forma de producción que no necesita de suelos y por lo mismo no depende de fenómenos meteorológicos, con ello permite reducción de costos de manera considerable y cosechas fuera de estación, además de que brinda elevados rendimientos y alta calidad en los alimentos.

Lo anterior se expuso en el marco del Primer Curso-Congreso Internacional de Hidroponía en México, organizado por la Asociación Hidropónica Mexicana, presidida por Gloria Samperio Ruiz.

El sistema de hidroponia consiste en efectuar cultivos prescindiendo de la tierra, utilizando sustratos inertes (grava, arena, cascarillas, etc.) e implica la alimentación de la planta mediante una solución nutritiva disuelta en agua, así como el máximo aprovechamiento de este vital líquido al utilizar riego por goteo o un sistema de reciclaje.

En entrevista con El Financiero, Samperio señaló que entre sus proyectos a corto plazo está el de seguir enseñando la hidroponia en forma básica para cubrir el renglón de auto-consumo y después ir aun nivel más avanzado de venta para que posteriormente se logre la exportación a través de muchos productores.

Actualmente los países líderes en la hidroponia son Canadá, Holanda, Alemania y Estados Unidos, y aunque México aún no figura, se espera que en algunos años más ocupe una posición.

Entre las ventajas de la hidroponia está la de ofrecer de seis a nueve formas de cultivo y cuando se tiene un conocimiento de las necesidades de la planta no es un sistema caro, y permite ir de lo básico a lo avanzado.

Entre los avances de los propios cultivos de la Asociación Hidropónica Mexicana se tiene el de que en diciembre de 1998 se cultivaron 109 toneladas de jitomate en cinco mil metros.

Samperio explicó que existen tres niveles de la hidroponía: el de auto-consumo, el de comercio y el de industrial.

Para iniciar esta cultura de la hidroponia en México, Samperio considera que es importante comenzar con el primer nivel que es el básico o de auto-consumo, que no implica grandes inversiones ya que la personas pueden utilizar los materiales que tienen a su alcance.

En general, para iniciar un cultivo el primer paso es poner a remojar la semilla 72 horas hasta que se obtenga un brote y de esta fase hasta que la planta tenga de dos a cuatro hojitas, sólo se va a necesitar agua; posteriormente la semilla se va a sembrar en el sustrato inerte y se nutrirá con aproximadamente 20 minerales diversos, señaló Samperio.

Para una producción de auto-consumo, Samperio Ruiz recomienda conocer siempre la información de lo que se va a cultivar y siguiendo una serie de procedimientos sencillos a más tardar en 90 días se tiene una cosecha para auto-consumo.

Un aspecto muy importante en la hidroponia básica es el de no desperdicio de agua, ya que en este sistema se trata de eficientar al máximo posible el vital líquido, pues éste se recicla o se utilizan sistemas de riego por goteo; por ejemplo, un volumen de 200 mil litros puede alcanzar para cinco hectáreas.

Una vez que se conocen las necesidades de la planta, se le dan los nutrientes mediante una solución preparada directamente en la raíz; asimismo se tiene que conocer la temperatura adecuada para la planta y el ph del agua, esto último es un factor básico para el buen crecimiento de la planta misma.

El segundo nivel lo representa la hidroponia comercial, la cual ya requiere de un número mayor de requisitos para su cultivo aparte de que se realiza en una extensión de por lo menos una hectárea; el tercer nivel es el de la hidroponia industrial, en donde ya se contemplan extenciones de cinco hectáreas o más, y aquí además ya se necesita de invernaderos.

Alternativa para zonas pobres

a hidroponía está representando una alternativa para comunidades que viven en extrema pobreza en diversos países latinoamericanos, en donde se tienen diversas dificultades para adquirir la canasta mínima básica y por ende no se cubren los requerimientos de la Organización Mundial de la Salud, que indica el consumo de hortalizas de 50 kilogramos por persona al año.

Actualmente, la FAO (Food and Agriculture Organization) es uno de los organismos internacionales que está implementando programas de hidroponia a fin de mejorar la calidad de vida de la gente en condiciones de pobreza, impulsando diversos cultivos en espacios de 40 metros cuadrados, dimensiones consideradas como una unidad económica mínima familiar en donde pude establecerse el sistema.

El establecimiento de estas unidades de producción se realiza con apoyo técnico de la FAO y con materiales propios de la región, por lo que las inversiones son mínimas para las personas de escasos recursos.

Carácter multidimensional de la técnica

La hidroponía tiene un carácter multidimensional al aplicarse con técnicas sencillas y complejas, y que pueden ser desarrolladas en los patios o azoteas de las casas o en zonas de producción comercial.

Un factor importante de la hidroponia es que implementada de manera de manera simple o compleja da como resultado altos rendimientos, desde las zonas donde escasea el agua o donde exista falta total de ésta, y asimismo donde los suelos han sido contaminados.

Lo anterior lo expuso Merle H. Jensen, de la Universidad de Arizona, Estados Unidos, en su ponencia Situación Actual y futura de la hidroponia en el mundo, en donde igualmente que México va a ser un gran contendiente para competir en este sector, ya que se cuenta con la tecnología y se tiene la ventaja de climas, además de que actualmente ya se observan avances en algunas verduras y frutas que se exportan y se consumen en Estados Unidos.

Indicó que cada vez que se nota la aceptación de consumidores de los productos hidropónicos debido a la mayor sanidad, lo que abre la posibilidad para exportaciones de diversos productos mexicanos como el jitomate, pepino y chile, entre otros.

La importancia que han adquirido las hidrohortalizas implica también la investigación de estos productos en el espacio exterior, pues Jensen señaló que va ser utilizada la técnica de hidroponia en el planeta Marte, con la finalidad de regresar esas investigaciones a la tierra y estudiar sus resultados. Señaló finalmente que el costo para producir en el espacio es de 50,000 dólares por kilo.

Las ventajas que tienen México para desarrollar la hidroponia son la existencia de mano de obra barata, los buenos climas y las regiones donde abunda el agua, por lo que si se aprovechan estos factores la producción que se realiza bajo este sistema podrá exportarse hacia los Estados Unidos, obteniendo importantes beneficios.